Ubi tu Gaius…| Needletown 1 de 6 |Relato de agosto #OrigiReto2019

Boda Coleman y Adams

Verónica Adams se miraba al espejo con una mueca extraña. Se sentía embutida en su propia desesperación. Habían pasado varias semanas para encontrar el vestido de novia perfecto, pero ahora en el último momento todo parecía terrible y desastroso. Solo faltaban sus últimos retoques y ya podría ir para la iglesia. A casarse. Con veinticinco años. Si llegase a verla su yo de nueve años seguramente estaría decepcionada: «¿Qué haces con ese vestido de novia? ¿Dónde están tus herramientas de arqueóloga?». También lo estaría si descubría que en el futuro jamás llegaría a ser una intrépida aventurera y terminaría trabajando como archivista en una biblioteca histórica en el pueblo más pacífico de toda Inglaterra. Y, por encima de todo, se iba a casar con su jefe. Suspiró y bajó de la silla. Estaba lista.

La pequeña iglesia de Needletown estaba abarrotada por primera vez en muchísimo tiempo. Pues el pueblo apenas llegaba a unos pocos cientos de habitantes y habían acudido muchos invitados. Por otro lado, todos los vecinos y vecinas no querían perderse tampoco el feliz enlace, porque todos adoraban a la pareja. Entre murmullos, la iglesia se agitaba de puro nerviosismo. El novio descargaba el peso de una pierna en otra mientras intentaba, en vano, no sudar más de la cuenta. El párroco leía y releía los pasajes de la Biblia que iba a utilizar para la ceremonia. Todo el mundo esperaba, expectante, a la novia. Sonó la música nupcial y los invitados e invitadas se pusieron de pie con una sonrisa.

La novia caminaba cogida de la mano de su padre quien la miraba con júbilo a los ojos. Eran cristalinos. Como los de ella. Jeremiah Adams. Un hombre que se había hecho a sí mismo, como le gustaba recordar. Aunque siempre andaba su madre, Ginevere Adams, detrás para recordarle que en la relación eran dos y que se dejase de tonterías. Antes de que muriese por aquella extraña enfermedad. La echaba tanto de menos. Sentía que la necesitaba en aquel momento tan importante… Cerró los ojos para intentar no llorar. No podía hacerle eso a su padre. Debía mantenerse fuerte. Levantó la cabeza.

Allí estaba, encima del altar, mirándola como si no la reconociera con su cara de pánfilo: Murray Coleman. El jefe de bibliotecarios, el hombre que mejor sabía la historia de Needletown. Lo conoció al llegar allí, al pueblo. Él también venía de muy lejos. Huyendo de algo. De su antigua vida, al parecer. Y enseguida conectaron por su amor por la historia, por la antigüedad y su increíble adicción al té. Al principio eran reticentes en comenzar una relación y lo mantuvieron en secreto. Al fin y al cabo, él era su jefe y ella una empleada más en aquella biblioteca. Pese a todo, el resto del pueblo terminó enterándose a expensa de la pareja que vivían a trompicones, escondiéndose para no levantar sospechas o habladurías. Y una noche, en un restaurante bonito, pequeño y acogedor, él le pidió matrimonio y ella aceptó.

Y aquí estaban, frente a frente, mientras el párroco recitaba sus últimas oraciones. Murray la miraba con ternura. Ella lo miraba con serenidad. Siempre le transmitía cierta paz. Era una de las cosas que más le gustaba de él. Dieron el sí quiero y se besaron. La iglesia se llenó de aplausos y vítores. Todo el mundo se dirigió poco a poco a la gran ceremonia que había montado el alcalde fuera de la iglesia. Una carpa enorme donde todo el mundo se sentaría en su asiento correspondiente y además disfrutaría de la estupenda comida.

Verónica estaba sentada junto a Murray, que estaban callados y en silencio, comiendo, nerviosos. Las personas invitadas correteaban y gritaban. Era una fiesta agradable. Se cogieron los dos de la mano y se miraron. Sonrieron.

Después del banquete era la hora del baile y todo el mundo los rodeó en un círculo. Ambos se agarraron, muy unidos. La música empezó a sonar y sus pies se movieron al unísono. Murray se había pasado varios meses antes ensayando para no quedar en ridículo. Y Verónica lo miraba riéndose, pensando que no lo hacía nada mal. No le había pisado el pie el ningún momento.

Después del baile nupcial, las parejas que se formaban por todas partes salían a bailar y Murray se fue a hablar con familiares y amigos. Verónica paseó por la sala, hablando aquí y allá con parientes lejanos, familiares que apenas conocía y conocidos de ambos. Esa mañana estaba asustada y preocupada, pero ahora en ese mismo momento estaba feliz, tranquila, acogida. Y de pronto se chocó contra una mujer. Ambas cayeron al suelo. Ella vestía con una especie de frac negro y una pajarita.

—¡Ups, perdona! —dijo mientras se levantaba y ayudaba a Verónica a levantarse —. No me acostumbro a estas nuevas piernas.

—¿Qué? —preguntó la novia con la boca abierta. Debe estar borracha, pensó.

—¡Oh! Eres la novia, ¿verdad? Ha sido una ceremonia preciosa, muy agradable. Es un detalle muy bonito que os hayáis casado con una ceremonia humana tradicional.

—¿Cómo? Mira, gracias por asistir a la boda. No sé quién eres, pero no tengo tiempo para borra…

Un súbito grito de terror la interrumpió. Ambas se giraron rápidamente hacia la pista de baile. Había un círculo de personas que parecían mirar alguna cosa. Corrieron hacia allí y se metieron a la fuerza entre los invitados. Todo el mundo estaba paralizado de puro horror. En el centro una mujer estaba en el suelo temblando y una figura a su lado… Verónica ahogó un grito. Era como una masa amorfa de carne, con varios ojos por toda su superficie y una cabeza tentaculada. En ese absurdo momento, ella se fijó en que llevaba una pajarita en lo que quizá era su cuello. De pronto, en el centro de ambos surgió una especie de vórtice en mitad del aire y se tragó al ser extraño. Hubo una pausa en toda la habitación. La mujer del suelo dejó de temblar y se levantó sonriendo.

—¡Perdonad! He sido un poco torpe, es que casi nunca bebo…

Todo el círculo de alrededor empezó a reírse y se fueron dispersando. Todo era muy extraño. La mujer del frac se acercó dónde hacía pocos segundos estaba aquella criatura y sacó un chisme raro de su bolsillo y con un bep-bep lo apuntó al suelo mientras murmuraba para sí.

—No entiendo nada… ¿Qué acaba de pasar? —preguntó Verónica agarrándose el vestido con nerviosismo.

La mujer la miró desde el suelo con una mueca de asombro.

—¿Recuerdas lo que ha pasado? —preguntó con curiosidad.

—Claro, joder… ¿Cómo no voy a recordarlo? —contestó asustada.

—Bien, bien, bien. ¡Por fin! Ya empezaba a pensar que me estaba volviendo loca. —Se levantó mientras sonreía.

—La que piensa eso soy yo… ¿Qué era esa extraña criatura?

—¿Extraña criatura? ¿Nunca habías visto a un powadoon?

—¿Un qué? ¿De qué diablos estás hablando?

La paciencia de Verónica estaba acabándose.

—Un segundo… —La mujer movió el brazo hacia ella y la apuntó con aquel objeto extraño. Volvió a hacer un bep-bep y un brillo amarillento surgió del chisme.

—¿Qué haces con esa cosa?

—Oh, vaya… Ups. Perdón. Vale, qué embarazoso —dijo mientras se guardaba el chisme en un bolsillo interior—. Eres humana, ¿verdad? Es este maldito filtro de percepción que rodea el pueblo. No sé quién lo ha construido, pero es muy bueno. Casi indetectable.

Verónica se quedó mirando en silencio a la mujer, que la miraba con una cara de disculpa en la cara. Sus ojos brillaban de emoción.

—Ya estoy harta. No puedo con más tonterías. —Y empezó a marcharse de allí sin mediar palabra alguna.

La mujer se quedó allí quieta, paralizada.

Verónica, molesta, caminó hacia ninguna parte. ¿Qué clase de tonterías decía aquella mujer? ¿Qué diablos había pasado antes? Apenas recordaba el suceso, algo lo bloqueaba en su mente, pero no sabía el qué. Al fondo estaba Murray hablando con un hombre muy delgado. Se acercó a él con ganas de abrazarlo y tranquilizarse. Le cogió de las manos y le besó el hombro. Él se giró con dulzura y la abrazó. El hombre delgado sonreía nervioso.

—Amor, te presento al escritor Oolon Colluphid, el autor más interesante y sarcástico de su generación —dijo Murray con la mano estirada hacia el hombre.

—¡Encantada! Tiene un nombre muy peculiar, ¿es usted irlandés? —preguntó Verónica con curiosidad.

El hombre abrió la boca para contestar, pero le interrumpió la risa sonora que venía de detrás de la pareja. Era la mujer del frac, otra vez.

—Todo planeta tiene un norte, está claro.

—¿Se puede saber qué diablos quieres ahora? —preguntó Verónica enfadada.

—Cielo, ¿qué pasa? ¿A qué viene esa actitud? —preguntó Murray, preocupado. Ella se encogió de brazos.

—¿Sabes quién es esta mujer? .Lleva molestándome desde hace un buen rato con preguntas estúpidas del palo de si soy humana y cosas de esas…

Murray se puso pálido y miró con los ojos muy abiertos a la mujer con pajarita. Ella le devolvió la mirada frunciendo el ceño.

—Y hay algo que no recuerdo bien, pero daba miedo… —Verónica seguía sin darse cuenta de nada.

Oolon Colluphid se fue sin dejar rastro y se quedaron los tres en silencio.

—Lo siento mucho, Verónica. De verdad, muchísimo —dijo la mujer.

Sacó una especie de gafas de uno de sus bolsillos y se las puso en los ojos. Las sujetaba con fuerza mientras se puso entre la pareja. Murray intentaba quitarle las gafas. Verónica estaba asustada y se retiró de ambos, que seguían forcejeando. Llevaba aquellas lentes tan extrañas y de pronto se quedó paralizada y temblando. Había algo raro. Al lado de la mujer, donde debería estar su marido, había una especie de babosa gigante embutida en un traje de novio. Se las quitó y ahí estaba su marido. Con su cuerpo redondo y cómodo. Murray tragó saliva. La mujer de la pajarita dio dos pasos hacia delante, nerviosa. Verónica se volvió a poner las gafas. Y ahí, otra vez. Aquel ser extraño.

—No entiendo nada…

Caminó hacia atrás y se tropezó con una silla y cayó hacia atrás. Varios invitados se acercaron a ayudarla. Ella llevaba aquellas gafas puestas. Muchas de esas personas tenían formas extrañas. Ojos de más. Tentáculos. Escamas. Se las quitó y eran como siempre… Se levantó de un saltó y salió corriendo sin mirar atrás. La mujer de la pajarita y Murray corrieron detrás de ella. Salieron de la carpa. Verónica se giró asustada.

—M-M-Murray… ¿qué está pasando? —preguntó con un sollozo. Notaba como un terror la invadía desde el estómago.

—No pasa nada, cielo. De verdad. Tranquila —contestó él, sonriendo.

—No. Cuéntale la verdad. Por favor.

La voz de la mujer del frac sonaba firme.

—Está bien. Tienes razón. Verónica, escucha…

De pronto apareció un vórtice en el aire y empezó a tragarse a Murray. La mujer de la pajarita detuvo a Verónica que se acercaba a él gritando y la sujetó con fuerza. Con un simple chasquido Murray Coleman desapareció. Y volviendo a sacar aquel objeto extraño apuntó a donde estaba hace un segundo su marido y lo miró con ojos abiertos.

—¡Muy bien! Vamos a descubrir qué está pasando.

—¿Dónde vamos?

—No hay tiempo para explicaciones. Rápido antes de que te olvides de él. Ven conmigo.

La cogió de la mano y salieron corriendo. Se acercaron a una especie de cabina de policía azul de los años sesenta.

—Pensaba que las habían retirado todas hace mucho tiempo —dijo Verónica extrañada.

—Bueno, esta es un poco especial. Venga, ven dentro.

La mujer del frac la arrastró dentro. Y entraron en una sala enorme, con unos cristales naranjas delante de un montón de botones y palancas.

—¿Qué diablos…?

—¡Bienvenida a la TARDIS, Verónica Adams!

—¿Quién eres? —preguntó con los ojos desorbitados.

—Soy la Doctora. Encantada. Y ahora vamos a buscar a tu marido.

Se colocó delante de la consola y apretó varios botones. Enganchó el objeto brillante en algún sitio. Y todo empezó a moverse. Verónica se agarró como pudo para no caer. Fuera la cabina de policía se desmaterializaba con un ligero suspiro.

Este relato pertenece al #OrigiReto2019, el reto de escritura creado por Stiby (ver blog) y Katty (ver blog).
Título: Ubi tu Gaius…
Objetivo: 17 (Haz un fanfic)
Objetos: 18 y 26 (Una plaga de babosas y un vestido de novia)
Palabras: 2011 (según contadordepalabras.com)
Test de Bechdel: No (creo)
Medallas: Feminista (2/6)

Espero que os haya gustado tanto como a mí escribirlo. La semana que viene vendrá la segunda parte de este Fanfic. ¿Conseguirán descubrir qué está pasando en el pueblo de Needletown?

21 comentarios sobre “Ubi tu Gaius…| Needletown 1 de 6 |Relato de agosto #OrigiReto2019

  1. Buenas tardes.

    Me ha gustado bastante el relato. Está muy bien escrito, con una prosa bastante fluida y el giro del final resulta muy sorprendente. Al principio, pensé que estaba asociado a una historia, luego a otra y, al final, cuando aparece cierto ingenio, me sorprendió que fuera esa otra serie tan clásica.

    Como erratas y tonterías voy a señalar dos o tres que he visto. Esta frase es genial:

    —¡Ups, perdona! —dijo mientras se levantaba y ayudaba a Verónica a levantarse —No me acostumbro a estas nuevas piernas.

    Pero hay un despiste de puntuación, una errata porque en el resto de casos está todo bien:

    —¡Ups, perdona! —dijo mientras se levantaba y ayudaba a Verónica a levantarse—. No me acostumbro a estas nuevas piernas.

    Este otro creo que es así (entre asteriscos está el cambio)

    —Oh, vaya… Ups. Perdón. Vale, qué embarazoso —dijo mientras se guardaba el chisme en un bolsillo interior*—.* Eres humana

    En esta frase: “Caminó hacia atrás y se tropezó con una silla cayendo hacia atrás.” mejor “Caminó hacia atrás, se tropezó con una silla y cayó hacia atrás.” Cayendo es un gerundio de posterioridad.

    Nada más, a ver como continúa el mes que viene.

    Enhorabuena y un saludo.

    Juan.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias! Soy muy fan de esta serie clásica y tenía muchas ganas de escribir algo sobre ella. Y bueno, pues he aprovechado y veremos como va la cosa. Gracias por pasarte y por avisarme de las erratas, también. La mayoría han sido por descuido. Ahora me pongo a ello 😉

      Me gusta

  2. Muy buenas!! No he visto la doctora y a mí todo el rato me estaba recordando a Men in black, ¿tiene cierto aire o me he vuelto loca?
    Me ha gustado que todo se desarrollase en una boda, pero tengo que decir que me he perdido un poco con el desarrollo del relato. Entiendo que por ciertas referncias que también me pueda haber perdido.

    Cómo comentario para ayudar te diría que hay sobre todo al inicio puntos entre frases que para mí son una sola frase por ejemplo:

    Se las quitó y ahí estaba su marido. Con su cuerpo redondo y cómodo.

    Verónica se volvió a poner las gafas. Y ahí, otra vez. Aquel ser extraño.

    Por último, comentar que el relato te sirve para la medalla de Feminista, para la parte de los cuatro de seis relatos con protagonistas mujer que no tienen por qué cumplir Bechdel.

    Enhorabuena y gracias por participar!

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajaja, bueno, debo confesar que la idea principal cuando pensé en este relato era un fanfic sobre Men in Black, la verdad y creo que sí, se nota un poquito que algo hay. Aunque es más tirando a algo más whovian, pero bueno, no te has vuelto loca que es lo importante.

      Y el entorno de la boda era importante en mi cabeza para desarrollar un poco que todo algo andaba mal en ese matrimonio y es verdad que bueno, va todo un poco rápido también porque veía que me quedaba sin palabras para poder desarrollarlo todo bien y con mucha más tranquilidad 😌. Y nada, en cuanto a referencias hay poquitas. En las siguientes partes que podré desarrollarlo todo más, será mejor. Espero.

      Y en cuanto a las frases, puede ser. Tengo una cierta manía por hacer frases demasiado largas que intento quitarme xDD

      Muchas gracias por comentar 😍

      Le gusta a 1 persona

  3. «Y enseguida conectaron por su amor por la historia, por la antigüedad y su increíble adicción al té.» Te ha quedado muy inglés eso último, lo mejor de la ambientación jajaja.

    La verdad es que no sé de qué ¿serie? es el fanfic, pero he podido seguir bien la historia. Lo de la plaga de babosas ha sido muy creativo, me gusta cómo has incorporado eso al relato (¿esa es la forma original de lo que Verónica percibe como humanos?).

    También me ha gustado el giro hacia la mitad del relato, el cómo irrumpe la acción en mitad de los párrafos descriptivos. Es un cambio de ritmo bastante grande, pero queda bien a pesar de ser brusco.

    Me gustaría saber más de la doctora y de la mujer de la pajarita. De esos seres, en general.

    ¡Nos leemos!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias! Pues Doctor Who es una serie muy buena y la recomiendo bastante si te gustan las historias sobre alienígenas, viajes en el tiempo y cosas tan interesantes como la inmortalidad, la misma muerte, la humanidad, la guerra y un largo etcétera.

      Muchas gracias por pasarte por aquí y leerme, de verdad. Y nada, también gracias por tus valoraciones. Respecto al cambio brusco es que al escribir el relato vi que era necesario para contrastar la tranquilidad del pueblo con la interrupción extraña de esos agujeros que se estaban tragando gente.

      Lo de la plaga de babosas y de seres extraños no voy a desvelar mucho porque en futuros relatos (fuera del Origireto me temo, pero los estoy escribiendo igual) explico un poco ese asunto 😊

      Y, como he dicho, si no pasa nada habrá algún relato más para terminar el fanfic y la historia para resolver qué pasa en el pequeño pueblo de Needletown.

      Me gusta

      1. Ay, pues mira que he visto Doctor Who por ahí mil veces, pero nunca me ha llamado mucho la atención. Así sí que suena interesante.

        Quizás podrías encajar alguno de esos futuros relatos en el Origireto, es cuestión de ponerte a buscar en la lista de objetos y ver qué se puede meter por ahí disimuladamente 😂

        Le gusta a 1 persona

  4. ¡Buenas! Para empezar, debo ser sincera y confesar que nunca he visto “Doctor Who”. Luego, al leer el relato me dio la impresión de que se trataba de una historia romántica y de pronto, la presencia de la extraña mujer de frac, el powadoon, …dieron un marcado giro. Al parecer, la trama se desarrolla en un pueblo habitado por alienígenas camuflados con apariencia humana. Espero no equivocarme y sería buena idea que le des continuidad a la historia. Saludos.

    Me gusta

    1. ¡Hola! Primero, gracias por pasarte por aquí y comentar, muchísimas gracias 😍
      Y, no, no te equivocas, Needletown es un pueblo de la campiña inglesa donde su comunidad está llena de personas de otros planetas camuflados como humanos. Así que habrá más relatos dónde explique el porqué de todo este embrollo y qué pasa en el pueblo, porque esta era la primera parte de seis.

      Nos leemos.
      Miguel De la Tierra

      Me gusta

  5. Hola
    Me ha gustado mucho el relato y los giros y sorpresas que tiene el mismo. No he visto Doctor Who así que andaba un poco perdida en cuanto a de qué serie era el fanfic, hasta que he empezado a leer los comentarios. Espero con ganas leer las siguientes partes y saber qué está ocurriendo en “el tranquilo pueblo de Needletown.
    Nos leemos pronto :3

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias! Pues espero poder seguir el fanfic, tengo varias ideas para la siguiente parte y la verdad es que tengo muchas ganas de escribirla, en cuanto tenga un hueco me pondré a ello. Aunque me temo que seguramente no continuará en el OrigiReto, al menos en principio, al menos algunas partes 😱

      Me gusta

  6. ¡Hola!
    En un principio creí que estaba asociada a la película de Men in Black, pero la verdad que ahora no estoy segura. Independientemente de eso, me ha gustado y si espero la segunda parte, tengo ganas de saber en que acaba. Después de leer algunos comentarios, veo que estaba perdida con mis especulaciones jajaja, pero bueno. No he visto la serie y espero verla en algún momento.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola! Bueno, como le he comentado a Stiby no te has ido muy lejos. En sus orígenes el relato era basado en la película de Men in Black. Pero fue evolucionando y haciéndose más grande y al final se convirtió en algo distinto. ¡Muchas gracias por comentar! Yo espero tener la segunda parte cuanto antes y publicarla.

      ¡Nos leemos!

      Me gusta

  7. Me ha parecido super original, la boda los bichos, la situacion entera es super surrealista y además lo has contado genial. Imagino que tiene que ver con esa serie tan famosa que aún no he visto xD no pillo mucha cosa pero las palabras “Doctora” y “TARDIS” tan cerca una de otra creo yo que dan pistas xD en fin, genial, buen fanfic y muy bien puestos los onjetos ^^ un saludo.

    .KATTY.

    Me gusta

    1. ¡Muchas gracias! La cuestión iba con ello, que fuese un poco surrealista. Jugar con la idea del pueblo, que todo tuviese un ambiente agradable, sin extrañezas y que todo diese la vuelta bruscamente para convertirse en algo extraño. Y nada, no pasa nada si no has visto esa serie tan famosa, no hay casi referencias a esa serie. A otros libros de ciencia ficción y películas, sí jajajajjaa. Pero he planteado el fanfic (con el resto de capítulos) para que personas que nunca hayan visto la serie puedan disfrutar de la propia historia y quizá, así, descubrir la serie y quién es la Doctora y todo su universo.

      Nos leemos.

      Me gusta

  8. ¡Hola!, primero quiero señalarte que soy del grupo de las no he visto Doctor Who, sin embargo, me ha gustado el relato. Me pasó también que pensé en una historia romántica al principio, pero cuando aparece la mujer del frac, supuse que no iba para ese lado y claramente el giro que le diste fue muy bueno.
    Me encanta también que Verónica vea a todos como seres humanos, sin embargo, no lo son.
    Finalmente habrá que esperar los futuros relatos y fanfics que realices y ver que pasará con Verónica, como también con la enigmática doctora.

    ¡Muchos saludos desde Chile!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias! Me alegra muchísimo que te haya gustado el relato. Cómo le comenté a Katty, intenté hacer el fanfic (esto incluye el resto de relatos) incluso para personas que no conocieran la serie, porque és una serie muy larga (si contamos desde sus inicios en los años sesenta), así que me hace ilusión cuando alguien se interesa y se engancha de alguna manera a la historia porque ese es mi objetivo. En fin, de nuevo, gracias por leerme y comentar y espero que las siguientes partes también te gusten igual o mucho más.

      Nos leemos.

      Me gusta

  9. ¡Holi!

    Ante todo, bienvenido al reto. Espero que estés disfrutando y que te sientas cómodo con nosotres. ¡Ahora eres une botije!

    Respecto a la historia, la verdad es que yo llegué buscando el fanfic de Doctor Who que me habían comentado que existía, así que ya he empezado a leer con la mentalidad whoviana. Me encanta la elección de utilizar a la última encarnación, que siento que si bien fue récord de vistas en su estreno está menos representada en el fandom. Por supuesto, la historia es muy interesante, aunque debo reconocer que el principio, si bien necesario, se me ha hecho lento, no ha terminado de sentirse como un episodio de la serie, aunque eso puede cambiar con las siguientes partes (que espero que lleguen pronto y que aproveches para el ori).

    Por otra parte, la frase de “todos los planetas tienen un norte”, si bien es una referencia maravillosa, me ha parecido algo fuera de contexto, puesto que el accento irlandés no se considera acento del norte en Inglaterra.

    En resumen, muy interesante el capítulo y ¡hasta el próximo!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Muchas gracias por la bienvenida! La verdad es que el reto me está gustando mucho y es una oportunidad perfecta para tener una cierta continuidad y no dejarse llevar por la pereza o la comodidad. Además, recibir comentarios y un cierto feedback de lo que escribes es genial y ayuda muchísimo.

      He decidido utilizar a la Doctora precisamente por eso, porque acaba de empezar, apenas la hemos visto y puede ser casi como un lienzo en blanco del que me aprovecho para construir al personaje. Y bueno, respecto a la similitud de la serie, te entiendo. La primera parte de las seis estaba pensada más como introducción a todo lo que desarrollaré después (que si no pasa nada, para este mes tendré preparado la segunda parte para el Ori). Pero, coincido contigo en que personalmente puede ser algo lento.

      Respecto a la frase, sí, tienes razón. La verdad es que no lo había pensado bien (aunque sé perfectamente que Irlanda no está en el norte), y me pareció gracioso. Además de una referencia genial. También, el personaje de Coluphid escondía una referencia muy tonta y una pequeña pista de todo lo que está pasando en esa boda y que se resolverá en algún momento de las partes siguientes.

      Para finalizar, agradecerte el que te pases por el blog. Y me hace especial ilusión viniendo de una whovian, la verdad.

      ¡Un saludo, nos leemos!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s